La empatía: Primero el otro, luego yo

La empatía: Primero el otro, luego yo

“¿Soy verdaderamente empático? Soy empático cuando siento la alegría del otro y sonrío con él, así también cuando siento su tristeza y sufro con él.”

“Es ponerse en los zapatos del otro”, “es estar en el lugar del otro”, son respuestas que casi de forma automática se presentan definiendo la naturaleza de la empatía, pero en una situación difícil se nos complica hacer a un lado nuestros propios zapatos para ponernos los zapatos del otro ¿Soy verdaderamente empático? Soy empático cuando siento la alegría del otro y sonrío con él, así también cuando siento su tristeza y sufro con él. La empatía unifica y fortalece vínculos, eleva a quienes la ejercen, establece un espacio limpio y amplio para construir una relación genuina, resuelve asperezas de la relación no sólo porque comprende la situación, si no porque incrementa la capacidad de gestión.

La amabilidad, la gentiliza, la tolerancia y el cuidado son expresiones de ella. Transforma el trato. Es productora eficaz del respeto, precisamente porque actúa desde aquello que significa todo para la otra parte. Sabe aguardar con paciencia porque ha descubierto la preocupación del otro. ¿Cuánto me importa el otro? Es la misión de la empatía, sentir al otro desde sus propios deseos, preocupaciones e intereses. Siento a la otra parte cuando alejo mis propios sesgos de lo que creo que está pasando y participo en la realidad del otro. Muchas personas se sienten solas no por falta de compañía, carecen de empatía con su entorno. En momentos de fría ausencia, lo mejor es la cálida presencia de otro ser humano. Así como otros músculos crecen al ejercitarse con peso, así el corazón se ejercita al aliviar el peso del otro mediante la empatía. No temamos conectar con el interior del otro, sumergirnos en un mundo ajeno al nuestro no nos ahogará. Mientras más sepamos acompañar al otro nuestro nivel de desempeño se incrementará. Que sea la empatía nuestra unidad de medida para un año 2017 repleto de satisfacciones en nuestras relaciones profesionales y familiares.

Comparte este artículo:

Publicaciones Recomendadas