¿Cómo Controlarse en Situaciones Difíciles?

¿Cómo Controlarse en Situaciones Difíciles?

“El mejor general no se deja arrastrar a la batalla…”

“¡Irracional!”, “¡Mal educado!”. “¡Ignorante!” y otras frases más acaloradas, que no las puedo escribir, junto a movimientos violentos de manos y brazos, oía y veía yo a una señora muy bien arreglada que vociferaba enfurecida desde su auto a un conductor de taxi por haberle cerrado aparatosamente el paso en una transitada avenida. Una situación típica que puede ocurrir a cualquiera, pero la diferencia será una, el manejo de la tensión; unos lo hacen mejor que otros y de eso depende el nivel de satisfacción del resultado final. ¿Qué motivó semejantes movimientos y fuertes palabras de esta dama? ¿La negligencia del taxista? ¿El “calor” del momento? Sun Tzu decía “El mejor general no se deja arrastrar a la batalla…” Quizá es una gran exigencia está máxima de este genio militar, pero hay formas sencillas para empezar a conquistar nuestro temperamento y así evitar “batallas” que luego podríamos lamentar en alto costo y perdidas.

Tomarse un tiempo, una pausa, detenerse, disminuir la velocidad corporal y encontrar un espacio contigo mismo que te permita sentir tu respiración, es fundamental en un momento de fuerte tensión. Un colega tiene una técnica que me sonó extraña, pero sus resultados son muy buenos, “pellizcarse” la palma de la mano. Luego también acudir a un amigo, escribirle un mensaje o llamarlo; aún los negociadores de rehenes lo necesitan para evitar reaccionar, ellos nunca están solos. Incluso un minuto de silencio también puede ayudar. Pero, también las palabras de Henry W. Longfellow pueden aportar una sustancia especial, el dice: “Si pudieras leer la historia secreta de nuestros enemigos encontraríamos en la vida de cada hombre la tristeza y el dolor suficiente como para desarmar cualquier hostilidad”. Finalmente, el tener presente estas sugerencias, no significa ceder, someterse o aceptar acuerdos injustos; se trata de recuperar el equilibrio mental y mantenerse concentrado en lograr el objetivo.

Y, por supuesto, evitar regalar escenas que seguro terminará en alguna página web para provecho de otros.

Comparte este artículo:

Publicaciones Recomendadas