¿Cómo gestionar conversaciones agresivas?

¿Cómo gestionar conversaciones agresivas?

“Cuando las emociones se desbordan y los juicios personales dominan la conversación, sólo tienes una salida, cambiar el juego”

La única manera de no caer en el juego de la provocación, la confrontación o en conversaciones hostiles, es cambiar el juego. No existe otra manera, no entres al juego del otro, cambia el juego y ve por tu objetivo. ¿Cómo lo hago?. 1. Céntrate en el tema. Cuando las emociones se desbordan formando trincheras desde donde atacar al otro, significa que las percepciones y juicios personales están dominando la conversación. No hay un tema objetivo. Pon tú el tema a la mesa y, sobre todo; 2. No te compres la historia del otro. Deja que la otra parte exprese lo que siente o piensa, respétalo. Puede ser que hable muy fuerte, muy rápido y tenga una habilidad innata para provocarte a responder o contradecirle, pero no lo tomes personal, confía en ti mismo y ve por tu objetivo. 3. Pregúntate ¿qué es lo que quiero en esta conversación? Es muy difícil tomar otra ruta de camino cuando sabes a dónde quieres ir, en las conversaciones intensas es igual. Ellas tienen la apariencia de querer apoderarse de tu dignidad y abusar de tu persona, pero es sólo apariencia. Recuerda que es lo que quieres y conserva tu ruta.

4. Expresa comprensión por la otra parte. No hay nada más rentable que el respeto, no te cuesta nada, pero te traerá muchos beneficios. Intenta hacer empatía con la otra parte y rescata lo que sientes que le preocupa, lo que teme o está defendiendo y hazle saber que es importante defender lo que creemos. 5. Utiliza preguntas. Habrá momentos en que sentirás que no tienes salida, estás acorralado, significa que tienes que hacer una pregunta para abrir un nuevo espacio conversacional y encontrar posibilidades de volver al tema central. La única forma de crear nuevos espacios de posibilidades en conversaciones agresivas es haciendo una buena pregunta. 6. Parafrasea y replantea. No dejes escapar ninguna buena palabra que tengas en común con la otra parte o que signifique mucho para ella, préstale mucha atención, captúrala, parafraséala de inmediato y únete al otro.

 

Comparte este artículo:

Publicaciones Recomendadas