¿Cómo Tratar a un Jefe Difícil?

¿Cómo Tratar a un Jefe Difícil?

No confundamos jefe difícil con jefe tóxico, el primero es tratable, el segundo necesita tratamiento.

Los jefes difíciles suelen tener inconvenientes en expresar sus expectativas y preocupaciones a sus empleados por razones de su entorno, funciones y retos que deben reportar semanal, quincenal o mensualmente. Por lo que una efectiva forma de resolver la situación, hacerte notar frente a él y lograr que te perciba como alguien que le aliviarás la carga, es descubriendo cómo es él, ¿es visual? Es decir, ¿le gusta ver las cosas en lugar que se las digan?; o lo contrario, ¿es auditivo? O sea, ¿le gusta oír muy bien lo que se hará?; o quizá, ¿le gusta que llegues con gran ánimo y actitud positiva que lo invite a él a trabajar más? Entonces eso significaría que es alguien quien va directo a la acción.

Ahora algo adicional, el otro lado de la moneda, que ampliará el impacto positivo de tu presencia frente a tu jefe, pregúntate a ti mismo ¿Estoy realizando lo que se espera de mí? ¿Estoy siendo productivo? ¿Soy puntual? ¿Me llevo bien con mis compañeros? Si tus respuestas son un contundente sí, entonces no dudes que en poco tiempo ocuparás la mente de tu jefe, te verá como un aliado a sus preocupaciones y ese trato difícil irá apartándose de la relación. Pero si aun así, todavía tu jefe continúa con el mismo trato o sientes que estás siendo afectado en tu salud mental, entonces debes evaluar seriamente un cambio de área o ver si estás en el lugar donde debes estar.

Recuerda que haces esto no sólo porque quieres un mejor trato y tarde o temprano serás jefe también, sino porque el retorno que impactará en tu crecimiento personal es de lo mejor.

Comparte este artículo:

Publicaciones Recomendadas