El conflicto nos hace más humanos

El conflicto nos hace más humanos

“Conflicto es oposición a algo y conviene esa oposición, de lo contrario no podríamos elegir”

Socialmente hemos etiquetado al conflicto como malo y destructivo, si le asignáramos un color seguro serían los más oscuros o violentos, como para huir de su presencia. Así hemos sido formados y los hechos que vemos a diario en nuestro país y alrededor del mundo fortalecen esa etiqueta. Lo cierto es que todos esos hechos expresan la incapacidad del ser humano para aceptar sus diferencias. El conflicto está y estará ahí conmigo y contigo siempre, no tenemos por qué enemistarnos con él, al contrario hagamos las paces con él. El conflicto constituye al ser humano. Conflicto es oposición a algo y conviene esa oposición, de lo contrario no podríamos elegir. Incluso en el nivel más intenso u oscuro del conflicto: la crisis, es cuando el hombre consigue mayor crecimiento.

Cómo diría Einstein: “La crisis es la mejor bendición que puede sucederle a personas y países, porque la crisis trae progresos. La creatividad nace de la angustia como el día nace de la noche oscura. Es en la crisis que nace la inventiva, los descubrimientos y las grandes estrategias. Quien supera la crisis se supera a sí mismo sin quedar superado. Quien atribuye a la crisis sus fracasos y penurias, violenta su propio talento y respeta más a los problemas que a las soluciones. El inconveniente de las personas y los países es la pereza para encontrar las salidas y soluciones. Sin crisis no hay desafíos, sin desafíos la vida es una rutina, una lenta agonía. Sin crisis no hay méritos. Es en la crisis donde aflora lo mejor de cada uno”. No nos peleemos con el conflicto, comprendámoslo. No huyamos de él, aceptémoslo. No lo minimicemos o disimulemos; reconozcámoslo. Nuestras facultades mentales y emocionales se amplían y afinan por su causa. Nuestra evolución es un producto de él. El conflicto nos hace más humanos, sin duda.

Comparte este artículo:

Publicaciones Recomendadas