¿Existe Dios? Un preámbulo a la Navidad

¿Existe Dios? Un preámbulo a la Navidad

Quizá los más escépticos para declarar que Dios no existe son los hombres, pues una mujer posee mayor capacidad de apertura hacia lo infinito por su naturaleza misma de crear la vida. Una partitura musical puede estar en manos de todos, pero sólo quien conoce de música oirá su melodía; incluso un ciego puede oírla si se dispone a conocerla. El Evangelio es como la partitura y sólo es posible oír su melodía cuando conocemos a Jesucristo. A través de la historia de la humanidad, las mentes de mayor influencia en el mundo han nombrado a Jesucristo como el Gran Arquitecto, el Gran Maestro, el líder de líderes de todas las épocas cuya potente influencia inició el conteo de los años de la humanidad en antes y después de Él. Todos lo consideran como un ser singular, pero quienes verdaderamente lo conocen, resaltan un atributo más de Él, su divinidad.

El impacto de su vida y obra ha dejado un legado imperecedero para todas las generaciones que habrán de venir y sus enseñanzas continúan vigentes en nuestra época. Cuando Max Planck aceptó el premio nobel de Física en 1918, dijo: “Como resultado de mis investigaciones sobre el átomo, puedo decirles que no existe la materia como tal, toda la materia se origina y se mantiene en virtud de la fuerza que produce las vibraciones de las partículas del átomo y mantiene unidas las partes de este minúsculo sistema solar. Debemos suponer que tras esta fuerza existe una mente consciente e inteligente, una mente que es el origen de toda la materia”. Una vez más, hoy por la noche evidenciaremos a esa mente consciente e inteligente. Presta atención a tu interior. Lejos de la preocupación o la agitación de los preparativos navideños. Claramente el mundo se mueve por una celebración particular, el nacimiento de un Redentor, un Príncipe de Paz, esta noche traerá entusiasmo y bondad, alegría y generosidad, será navidad.

Comparte este artículo:

Publicaciones Recomendadas