Un Momento de Paz y No a la Violencia

Un Momento de Paz y No a la Violencia

“La paz no significa renunciar a los ideales, significa renunciar a la violencia”

Quizá es la primera vez que millones de personas lo presenciaron al mismo tiempo. Si, un sencillo pero profundo momento de paz. Hace sólo cuatro días, junto a esa audiencia en Cartagena de Indias, Colombia, fuimos testigos no sólo de un momento histórico, sino de uno que de vez en cuando en la historia de la humanidad se escribe. Sonrisas, lágrimas, alegría, reflexión, emoción, esperanza y entusiasmo, en medio de ropas blancas y pañuelos blancos agitándose constantemente en el aire mientras el comandante Rodrigo Londoño y el presidente Juan Manuel Santos hablaron. El reconocimiento a Fidel Castro, Hugo Chavez y Nicolás Maduro se entretejió en este particular momento sin ocasionar interrupción alguna al buen sentimiento establecido. Los gestos de hermandad y regocijo se sostuvieron ininterrumpidamente. ¿Cómo ocurrió esto? ¿Venció el socialismo al capitalismo? No, es la paz. Nadie ha sido vencido. La paz no significa renunciar a los ideales, significa renunciar a la violencia. El himno a la alegría fue perfecto: “ven canta, sueña cantando, vive soñando… en que los hombres volverán a ser hermanos”.

Algunos escépticos todavía critican este acuerdo de paz entre el gobierno de Colombia y las FARC. “Mejor es un acuerdo imperfecto que salve vidas a una guerra perfecta que siembre muerte”, dijo el presidente Santos. “En nombre de las FARC ofrezco perdón a todas las víctimas”, expresó el comandante Londoño. ¿Qué manifestará la población colombiana pasado mañana en sus urnas? ¿Validará el acuerdo? Ha sido un buen momento el que hemos vivido. La madurez emocional invita a explorarlo y la madurez intelectual a respetarlo. Todos podemos reconocerlo con sólo un poco de atención a sí mismo, sin temor. Este momento de paz nos abrazará para juntos aprender un poco más como producirlo, quizá no nos volvamos expertos, pero por lo menos, y con seguridad, evitaremos más violencia.

Comparte este artículo:

Publicaciones Recomendadas